sábado, 30 de abril de 2011

Vamos a mayo




Vamos a mayo,
dejemos abril
que abril ya fue.
Dame la nota
de la quinta cuerda,
para que afine
el tono de mi voz.
Un sostenido,
tal vez me ayude
a llegar a un Do,
de pecho, dolorido.

Vamos a mayo,
dejemos abril
que abril ya fue.
Déjame la rima,
asonante,
si es posible.
Sin que importe
de las sílabas
el número.
En el abecedario
todas están.

Vamos a mayo,
dejemos abril
que abril ya fue.
Bríndame el pincel,
que solo buscaré
en la cimbra multicolor,
aquel tinte pastel
que soñamos los dos.
O color caldera
que inventamos,
codiciándolo.

Vamos a mayo,
dejemos abril
que abril ya fue.
Facilítame el cincel
que el frío mármol
tengo ya.
Sosegada posa
que de memoria
puedo modelar
tu figura silueteada
alejándose.

Vamos a mayo,
dejemos abril
que abril ya fue.




Código

Este Código
deberá interpretarse
como un reglamento
de la Constitución del Amor
y los tratados internacionales
de los Derechos de los Enamorados
ratificados por todos aquellos
que en el Amor creen.
Toda disposición legal
que coarte la libertad de amar
que limite el ejercicio del derecho
de enamorarse libremente
atribuido por este Código
a todos los hombres y mujeres
deberá ser interpretada
negativamente.





viernes, 29 de abril de 2011

Histriones

Como si fuera un melodrama
diario y cotidiano,
veces hay que monologamos
con nuestro aislado yo,
comprometiendo la voluntad
de enmendarnos en los errores.
Miles de buenas intenciones
que no siempre culminarán
mostradas en el escenario
                                                       que aprecian los demás.
Histriones teatrales.
Cuando cesan los aplausos,
el telón marca el final
y se apagan candilejas
Cuando los bises se pierden
en el silencio de la sala
y los vivas hacen sus mutis
por vacías galerías.
Fenecidos ya los actos
queda la última escena
la que nadie nunca ve.
El artista en soliloquio
da el presente de su historia,
ahora, sin que exista
representación teatral.
Enfrenta su público mas cruel,
es él quien se mira,
auto conociéndose,
entre lo que hizo, es y fue.
En un tiempo escénico,
sin trama ni argumento
se descubre yerros y omisiones
que promete corregir.
poniendo en ello
toda su sinceridad.
Hasta la próxima
obra teatral.

lunes, 25 de abril de 2011

Malabarista


En su usual quehacer
de la transitada esquina,
el aprendiz malabarista
observa esparcidos
los objetos de su arte.
Tal fracaso, por repetido,
mengua sus posibilidades
de aumentar el magro sustento
que las propinas representan.
Mas no ceja en su intento
Y reinicia su labor.
De tal modo dispersos,
se encuentran mis propósitos
de sostener indemne
los retazos de recuerdos
de lo que fuera siempre
una feliz vida juntos.
Empero malgastadas
las tentativas todas
ante el silencio absurdo
siento que decrece
la voluntad de continuar.
Es entonces cuando veo
lo que la razón no entiende,
y como el pertinaz malabarista
vuelvo a recoger evocaciones
y me entrego de nuevo
al arriesgado arte
de continuar amando.



domingo, 24 de abril de 2011

Esencias

Aromo las esquinas
con heno y gardenia.
De cacao amargo
endulzo mi boca.
De menta y jazmín
Perfumo mi cama.
Y sin embargo no puedo
Borrar la fragancia
que tu abandono
dejo en mi alma.


 



sábado, 23 de abril de 2011

Ella en la terraza

Ella en la terraza,
Sube a colgar la ropa,
Y por las tardes
Se sube a tomar el sol.
Dijo un “te quiero”
Subiendo en ascensor
Pero estando sola
Sueña con su otro amor.
Ella en la terraza,
Es señora por la mañana
Y querida al atardecer.
Goza su doble vida
De mujer y cortesana.
Sin saber que va a hacer
Cuando deje la terraza
Y vuelva al lecho
Al anochecer.


Elipses

Desde hace cuanto tiempo,
vamos en elipses,
no linealmente.
Cuanta sabiduría.
Algunos llegan antes,
saben, aprenden.
Luego...
un velo de sombras
y parece que retrocedemos,
que se pierde lo aprendido.
Son elipses,
espirales.
Parece que retroceden
pero luego vuelven,
elevadas,
en un nivel mas alto,
mas amplio, mas abarcativo.
Muy pocos receptores
capaces de entenderlo...
Pero cuidado,
no avanzar demasiado solos,
paciencia, hay que esperar.
De a poco y en elipses,
suman, evolucionan,
mas congeneres,
mas humanos,
humanizandonos.
Caminamos
este oficio de aprender,
de superarnos,
de ir mas allá,
de hacernos conscientes,
mas y mas humanos.
En elípses.

miércoles, 20 de abril de 2011

Solo jugamos

Solo jugamos,
Así que piénsalo.
Porque no es
un sueño de espadas,
de príncipes y de hadas.
Lo dices con esos ojos
todo, aún diciendo nada.
Fiebre de tu alma.
Si. De pronto… el delirio,
un horizonte y la Revolución.
Huye pronto de mi reino,
Solo es nuestra primera vez.
Solo jugamos.









martes, 19 de abril de 2011

Payana

Chubasco de frutos secos,
con sus duras envolturas
accediendo a desabrigos,
sobre el lecho fresco.
Y en él, acurrucados,
amantes del silencio,
envueltos en esencias,
jugando a la payana,
palpando cuanto
fruto y fruta
sus manos hurgan.
Dichoso entretenimiento
de dos que saben
como amenizar las horas
que galopan del ocaso
al levante sin descanso.
El jubilo sempiterno
Infeliz, se pregunta:
¿Cariño, es que tú
también me piensas?
No sé.. por qué?…
El encanto se desencanta
en partidos trozos
de la oscuridad
en la que los amadores
se descubren desnudos
de toda sinceridad.
 
 
Ilustración: "Payana" - Medardo Pantoja

Justo a mi

Justo a mí,
que siempre me ha tocado
un tenedor, a la hora de la sopa.
Que inventé para las citas,
la puntualidad inglesa
con un reloj de arena.
Justo a mí,
que memorizo el diccionario
buscando la palabra justa
para decirte: hola.
Que gano la lotería
con el billete que se comió mi perro.
Justo a mí,
que muero de una gripe
mientras el te de manzanilla
se endulza en tu boca.
Que doblo las esquinas
siempre a media cuadra.
Justo a mi,
que los ojos de la travesura
me regalan pájaros de barro,
en pleno diluvio universal.
Que siempre me toca la calesita
que acaba de chocar.
Justo a mi,
que miro absorto,
reflejos de la realidad
en un espejo roto.
Que estoy metido en el sótano,
cuando asoma la luna de abril
Justo a mi
se me viene a prometer
tu negación, con un si.






domingo, 17 de abril de 2011

Absoluta soledad

Dormir con alguien y,

sin embargo, sentirse solo…

eso es… absoluta soledad.



Batalla perdida

Fácil es curar la herida ajena,
consolar en otro el dolor
o confrontar el desconsuelo
si no nos llega a contrapelo.
Pero si somos nosotros el actor
Difícil se torna sobrellevar la pena.

Creemos la batalla perdida,
sumidos en el oscurantismo,
sin encontrar en nada alivio.
El cuerpo entero se vuelve tibio,
nos fagocitamos en canibalismo
teniendo por ruin la vida.

Pero existe una fuerza interna,
a la que el tiempo, feliz, ayuda,
superando llantos y desengaños
que terminan viviendo entre paños.
De ellos solo quedará la duda
Esa inquina siempre averna.

No encontrar respuestas a cosas
Que, aunque creamos lo contrario,
No siempre tienen la acertada,
mucho menos la esperada.
Ellas serán nuestro calvario
O solo historias azarosas.

Debemos asumir la realidad,
avanzar, como podamos.
Transitar la vida es lo importante
mirar el tiempo que tenemos delante.
No vivir de inútiles reclamos,
ni pidiendo atención por caridad.

sábado, 16 de abril de 2011

Gripe



La puta con esta gripe
que no avanza ni cede.
Me tiene atrapado
con tos y afiebrado,
no me deja trabajar
y me pone a tiritar.
Necesito de un calor,
de un abrazo acogedor,
o de un te bien caliente
que me despeje la frente.
Pero si me dan a escoger
para curar mi padecer
elegiría meterme al lecho
y cobijarme en tu pecho.
Ponerme allí a sudar
y con mis males acabar.
Tu evitas contagiarte
y optas por alejarte.
Es en esta lejanía
que empeora mi afonía.
En una semana cura
el médico me augura,
ese es un tiempo eterno
si contigo no duermo.
Quisiera ya curarme
para contigo guardarme.
No avanza ni retrocede
parece que es adrede
lo de esta gripe mía.


Sentido común

El sentido común me dijo
Que tenía una frase genial
Para que pudieras soltar
Tu risa en sonajero.
Pero vi tu seño austero
Y la empecé a olvidar,
En tu boca sensual
Un beso encontró cobijo
El más común de los sentidos
Me dijo, que allí, no hay olvido

viernes, 15 de abril de 2011

Jacinto

Jacinto no tiene cinto,
solo se ata con cordel
eso que es su pantalón.
Es el hijo quinto
del matrimonio aquel
que vive en el callejón
con olor a vino tinto.
No sabe de aguamiel,
se alimenta con capón
y vive de su instinto.
Su madre esta en un burdel,
la hermana en un caserón,
el padre en el precinto.
Es el último del plantel,
cuando toca la cocción.
Con un destino extinto,
sin ilusiones para él
ni tampoco consagración.
Su futuro es indistinto
o igual a todo aquel
que vive en genuflexión
en el triste laberinto
de la pobreza más cruel.
Uno más en la región,
este es el Jacinto.
El de la carencia en la piel.

jueves, 14 de abril de 2011

Sin palabras





Con solo pensarte.

puedo lograr

un poema sin palabras.

Silencio

Si en peregrinación
Tuviera que arrear piedras
Sin vacilar lo haría.
A cuentagotas vaciaría
En un cubo la mar.
Su azul al cielo
Con mi sangre quitaría.
Tan solo por oir
en silencio tu voz.

 

domingo, 10 de abril de 2011

Cuento

Érase una vez
que fueron felices.
Sin princesas ni brujas
y sin comer perdices.
En una pensión de barrio,
del amor aprendices.
Paredes descascaradas,
puertas sin barnices.
Solo con pan y cebolla
sentaron raíces.
Un día vieron TV,
y publicidad en sus narices.
Quisieron perfumes y lujos
y hasta automotrices,
champaña y caviar
como las actrices.
Con piscina un duplex
y que todo automatices.
Ella fue al gym
con otras adoratrices.
El al happy hours
buscando meretrices.
Invitaban a cenar
sirviendo codornices.
Para hacer carrera
ella cometió deslices.
El, para no ser menos
amo a institutrices.
Se sintieron realizados
Con el mundo a sus cervices
Y un día en el espejo
se descubrieron infelices.




Ilustración: "Un hombre y una Mujer" Mariana Rossi






sábado, 9 de abril de 2011

Isla de sal

En pequeñas gotas
de vastedad interminable
y salobre gusto,
la ansiedad se crispa
como viniendo
de mar afuera.
Perenne oleaje
que al corazón
en zozobra arrasa,
frágil chalana
en colosal desmadre
de las negras aguas
del desasosiego.
Así, del amor preso,
vive quien, en arrebato,
sufre una pasión
cuando el querer lo aqueja.
No tiene otro afán
que alcanzar las dunas
de sosegadas playas
para al fin encallar
el agitado bote
de su timorato anhelo.
No pide un territorio,
virgen e inexplorado,
ni un continente
entero por descubrir,
le basta solo
que el norte que apetece
apenas una isla sea
y calidez contenga.
Pero en el temor
de sentirse rechazado
rehuye toda ocasión,
virando de su barca el mando,
evitando que la proa,
que marca su deseo,
se atasque inútil
en una isla de sal.








viernes, 8 de abril de 2011

De mirra y jazmin

En este momento
donde estarás?
Las viejas cosas te invocan.
Aún aquellas que son ajenas.
Las que ya no son mías.
Palpo mi latido, en tinieblas.
Pausada sucesión de minutos.
Lapsos que corren y escapan
Distanciando recuerdos,
acercando añoranzas,
en un forzoso suceder.
Mi voz se alienta y pregunta
Donde estarás?
Ruego vano y estéril
que solo el silencio,
callado, responderá.
Sutil somnolencia,
del desconsuelo
que embruma los días
de mirra y jazmín.
Y no es más que tu aroma
Rondando las cosas
que el olvido no pudo arrancar.

jueves, 7 de abril de 2011

Ellos dos

Ellos dos guardan para si
el placer de lo increíble.
Ideal de la utopía.
Esa, que se sueña
cada día.
Ellos dos, son apenas
un fragmento
de lo que no pudo ser,
pero se busca,
en aquello que puede ser.
Ellos dos pueden intuir
De las letras mucho mas
de lo que llegan a decir.
Hay cosas que se sienten,
aun cuando no se leen.
Son la tinta derramada,
En el pliego de los días.
Semblanzas de lo que quisieron
y no pudieron ser.
Sino del destino
Con tantas cosas por vivir.
No atinaron a conocerse.
Solo se esperan, ellos dos,
En la misiva, breve y sutil
Del beso y la rosa.