martes, 31 de mayo de 2011

lunes, 30 de mayo de 2011

Esos labios


Entero me pierdo en ti,
en desesperante agonía
entre el rojo y el verde,
(el rojo calor de tus labios,
el verde de mis esperanzas).
Tu cuerpo latiendo, se hace mío,
entregado en varios colores,
(de todos, me quedo con el verde,
vía libre para desviar mi mirada,
y ese rojo allí, donde te siento latir)
Y luego tus labios, esos labios,
regalo para que todo siga igual,
experiencia que vive en mi boca
y que vuelvo a otra vez besar.
Ardid que despliegas, en la locura
del pequeño arco iris, en medio
del infierno de tu púbico cielo.
Ultraje de un ángel nocturno
ensimismado en esa gran mentira
que es la castidad que te niegas.

Viceversa

Tus poemas internos me seducen.
Son un todo y una nada de arenas.
Trampa que me encierra en la lluvia
que trae tu equinoccio perenne.
Así, irreversiblemente internado
en esa perfecta alcurnia simbólica,
con mis manos, exploro tus silencios,
en deseos que no son solo palabras.
Cortésmente, la gloria y la honra me saludan,
y el tenaz labrador de cielos de mi arado
en su costumbre perpetua, muere en ti,
en esa última calle que, por fin,
con los pliegues de tu piel, me arrima
al éxito de tu cuerpo de babel.
Sanamente veo que la realidad,
de atrás para adelante y viceversa,
(cosa extraña, igual como te veo a ti)
cierra los ojos y pide que repasemos
esta historia imperfecta que entretejemos.


miércoles, 25 de mayo de 2011

Ad verso

¿Quien eres
amor todo imposible,
en viaje hasta mi ventana?
Monigotes,
letanía de naranjas,
y un ayer prendido en el alma,
así era yo,
bajo el cielo del litoral.
Desnudando tu amor para mí,
Dijiste, esas naranjas
son naturaleza muerta,
alguien que duerme es el ayer.
Entonces, tú entrega,
tuvo sus defectos temporales,
mañanas bellas de primavera soñé,
blancas hojas con labios rojos,
y amor entre creyentes..
Una melodía
me trajo, aquella lápida verde,
simulacro de consuelo,
que fue tu adiós.
Títeres,
una escoba de esperanza,
y tatuada una cicatriz en el corazón.
Así quede yo
bajo el litoral de la tierra.


Ilustración "Trigal con cuervos" - V. Van Gogh

Vuelve



Vuelve y disfrútame, fruto prohibido.
Se, estrella fugaz, digno final, amante,
estados alterados o lo que tú quieras ser.
Te extraño, incompleta presencia,
hija del viento, oda inconclusa.
De ti, tengo sueños de principiante,
porque son míos y yo soy sueño ajeno.
Solo quiero conformarme con lo que tienes
o con volverte a ver, en la noche sin día,
por el camino del mar, soñando
princesas de nubes en ocaso, destinado
a no perdurar ni un día más, pero vuelve,
que sin ti solo hay vacío, sin razón
que tu ausencia es la nada, Inspiración.

Ilustración: "Inspiración azteca" - Mónica Sabbatiello

Soliloquio

El hombre ilustrado del parque,
en el umbral de sus horas perdidas
dejo atrás viejos tabúes y espantos;
¿Por qué no te alejas de esa apenada mirada?
se preguntó mientras de si mismo salía.
Arropó su sentimiento con guantes de seda,
se vistió de rutina y calzó sus defectos,
cerró con candado su profundo egoísmo,
desesperó al despedirse de recientes ayeres
y garabateo en la pared un mensaje final:
“si algún día eres libre, no me des un beso,
solo vive como creas que debes vivir”
finalmente mirando las palomas del río,
se hundió en pensamientos superficiales.


Ilustración: "Hombre ilustrado" - Royalfiery

martes, 24 de mayo de 2011

Empeño

Antes conjugaba con optimismo
el verbo “esperanza”, pero hoy,
(a causa del alemán quizá),
lo confundo con “escepticismo”.
Por eso, es que confieso que,
en profundo secreto llevo,
una batalla que libro a ciegas
y que no parezco el vencedor.
Me dijeron alguna vez, en un cuento,
que el cielo no es como lo pintan.
Y yo, que nací una noche de invierno,
me negué a vivir de una mentira.
Con toda mi esperanza puesta
en un futuro incierto y lejano,
colmado de deberes y derechos,
busque la perfección, cosa del destino,
en el sueño del esfuerzo personal.
guardé mis palabras para probar
que existe la verdad; vi llanto,
soledad, discriminación, y memoria
(memoria, patria herida, memoria)
y contra todo ello no veo
que el mundo ponga empeño.


Ilustración: "El Esfuerzo" - Humberto Peraza Avila

Lenguaje

Este lenguaje de silencios
que nos hemos inventado,
tiene inimaginables formas,
confusas, con agregados,
desconciertos y soledades.
Como una locura temporal
que late y late con fuerza.
Miedo de comunicación
que nos deja, a ambos dos,
en la cornisa del silencio.
Inútil seguir esperando
a saber si eres tu o soy yo,
el que revolea falsa compañía
con cualesquiera ángel callejero,
como un exorcismo para olvidar
que ya hemos dejado de soñar
con la amalgama de nuestra piel.
Este juego de tigre y gacela,
como una prosa del ser o no ser,
hipócrita máscara que oculta
un “te olvidare” que no decimos,
cuando sería mucho más simple,
reconocer el maldito diagnóstico
que, en silencio, se llama olvido.


lunes, 23 de mayo de 2011

Cima

Un fragmento cualquiera
de una luz cómplice,
me cegó enamorado.
Aprendiz de viajero,
subí a las alturas,
con la fantasía animada
de comenzar el día,.
viendo desde la cima
nacer la alborada
El sol no había asomado,
solo tus ojos estaban,
observándome, a mi lado.



Problema



Tienen un problema de espacio
nuestros cuerpos y la cama,
tan juntos unos que sobra la otra.

Esperando

¿Cómo ser simples
en el conventillo
de cuatro paredes
del mundo real?
Si es una trampa,
Oculta, tras la cortina
de vanidad temporal,
esperando ansiosos
que la verdadera historia
asome sin alardear.



Ilustración: ""Esperando la inspiración" - Mila Hajjar

Mi letra

Esta es mi letra,
la que perdí ayer,
loco de gozo
en la flor encontrada
pasando la noche
de nuestro encuentro.
Esas pocas palabras.
estaban dormidas
a la exacta distancia
donde en secreto,
ya no hay más palabras,
solo el sol clausurado
en sonrojados extramuros,
mientras la playa
de tu bendito pecado
anochecía en la entrega,
para mudar su deseo
buscando mis labios.


domingo, 22 de mayo de 2011

Arcanos

Algún día tendré que descansar,
se dijo el santo de los misterios.
La tentación de creer en los arcanos
esta matando la decisión de los hombres,
son como esos dioses menores cuyos ojos
no ven y su corazón no siente.
Entre tiempo y magia, se quedan con esta,
siguiendo una voz en la oscuridad,
cargando sus mochilas con paradojas
en las que disimulan sus fracasos,
lo oculto les tiene el pensar obnubilado.
Su discurrir en un trabalenguas
dirigido por esa insana manía por la que,
del problema a la solución se debe ocupar
lo extraordinario, como si fuera inevitable.
Solo si el hombre cambia sus miedos
por el principio del pensamiento,
solucionará su dilema humano:
rogar que la satisfacción a sus mezquindades
provengan de un oscuro y lucrativo invento
que llama sobrenatural por no buscarlo en él.



Armonía revolucionaria



Exactamente un día después de la muerte
(figurada) de la injusticia sobre la tierra,
se sumaron al compromiso de rebeldía
las verdades póstumas y otras distancias.
Tan solo el silencio, incubando el cambio,
vociferaba: “no tengas miedo vamos a renacer”,
soy yo o nos estamos durmiendo, pregunté.
No hubo respuestas, allí no había nada,
solo una simple armonía revolucionaria.
Principiaron los tiempos de correos y esperas,
(pude tocar, feliz, la espera en tu cuerpo)
comenzaron a lloviznar pasados en la ciudad,
el “ábrete sésamo” de los cambios profundos
sucumbió ante el.... “déjate llevar” de la calle.
Seducidos por el calor del bastón de mando,
los cincuenta coleccionistas de la rebelión
prometen dejar el trono cuando haya paz,
y cuando se les explica que esta se alcanzó,
nos sacuden con un: “pero si recién es domingo
y falta tanto para otro día mas tranquilo”,
como vaticinio de toda insurrección de soledades,
se auto convencen de las relaciones peligrosas
que se podrían desatar si no pueden gobernar.
Y vuelta a la noria los todos, a desalojar
de la historia a esos que la iban a cambiar.
El asunto es que el poder trae la metamorfosis
que trastoca los años de justa revuelta
en una lección de nunca acabar.

Ilustración: "Partida de los Voluntarios - Los Nubios" - Francois Rude

Amorfo


La verdad, ese líquido vital que recorre
el imaginario de nuestro progreso,
es la interrupción valiente e insolente
en este mundo de locos, donde
los sucesos de la vida cotidiana
no son reflexiones constatadas,
sino una retahíla inevitable de envidias
en sacrosanta peregrinación inexorable.
Los poderosos caníbales siembran dudas,
Intrigas, decepciones e indiferencias,
en repetidas noticias que no tienen título
sino el estado febril de respuestas retóricas
entropismo que los beneficia cuando,
los mandamás del club dominante
se empeñan en hacer historia
con el juego prohibido de la vida
en la crónica negra de la muerte.
La bandera del paraíso instantáneo
se escucha por la mañana prometedora,
y en la noche el inesperado vacío
de un orgasmo de placeres muertos
en un inútil suicidio pop universal
que mantiene amorfo el cerebro.


Ilustración: "Amorfo" - Karina Velazco

Pulsiones



 
Escojo esas extrañas palabras
que bailan alegres, en texto libre,
o aquel viejo poema encontrado
entre páginas de un libro ya casi olvidado,
y que habla de la garúa del amanecer,
para, por terapia, liberarme reflexionando.
Y es allí que solas, surgen repentinas
preguntas y respuestas que sirven,
acaso en un instante, para entrar en tu vida.
Humanas sensaciones que no se pueden
o no se quieren explicar y que empujan
a decir lo que uno, en verdad, siente.
Pulsiones sobre este reencarnado amor
que existe más allá de todo evento,
pasión de tormenta, marea y fresas,
éxtasis de tu piel que llega hasta mí,
milagro de tus facciones claras,
inmersas en esos besos que murieron,
renaciendo mil veces en la diaria batalla
que desafía el orden que desobedecemos
y la medida del tiempo que no interesa,
y se prolonga toda la vida aunque parezca
durar solamente un simple segundo,
tal si fuera un mundo de emociones
en una eterna dedicación al primer amor

viernes, 20 de mayo de 2011

Pintado impresionismo

La vida es solo una transición
que se roba de a instantes.
Como seres de una vieja canción,
un último acorde nos llamará a silencio
y entraremos en la estación del olvido.
A veces, nos dolerán esas raras cosas
que royeron paredes de nuestras certezas,
no resultamos lo que todos esperaban
o porque fuimos peores, o por mejores.
O simplemente por escribir una historia real,
nuestra, con la simple la esperanza de ser,
y no fuimos… condenadamente no fuimos.
Pero en algún momento, entenderemos,
antes que deslumbre el ocre del ocaso,
el presagio de esas nuevas brisas,
mezcla de tempestad y calma,
con que el mundo de incertidumbre
finiquita, lerdo, su noche más larga.
Como un pintado impresionismo
o un: va a suceder, siempre anhelado,
dejaremos de hablar de uno mismo
para garabatear las letras sueltas
de lo que fue nuestra experiencia vital.
Y allí, sin que nos demos cuenta cabal,
flor y fruto de la infidelidad a nosotros mismos
trasmitiremos la posta a los que vendrán.






Solitario y triste

El furtivo cazador de la libélula
despierta con esa mirada
que únicamente un coleccionista tiene.
A solo tres pasos de su juego agónico,
no piensa en la vida de las mariposas,
ni en la vida, amor y goce del ave,
ni en ese agónico morir lentamente
al que condena a la naturaleza en peligro.
Su instinto, es no quedar con las manos vacías,
como un profano de la armonía
sus pensamientos, encuentran inspiración
en la barraca, donde atesora trofeos.
La férrea muralla de su ceguera
le impide que lo habiten huellas
o que en él aniden remordimientos.
Rota su relación con lo natural
va recitando la vida en la muerte.
¿Qué será de sus sensaciones
el día en que el cazado sea
el solitario y triste cazador ingenuo?


Ilustración: "Cazando Mariposas" - Berthe Morisot

jueves, 19 de mayo de 2011

Fragilidad

Al hacer el amor
tengo miedo a perderte.
La inundación
de azul a verde
de la máscara almibarada
de tus ojos entrecerrados,
demuestra la fragilidad
del pasado y el futuro,
y me encierra en este ahora
con mis cinco sentidos.
Yo quiero volar ¿y tú podrías?
Un fuerte dilema,
si al hacer el amor
puedo perderte.

Ilustración: "Fragilidad" - Georgina del Río Rendón

Aniversario de hoy


Decías darlo todo
y él era doblemente rico,
por tenerte,
y por lo que a sus sentidos,
de continuo le dabas.
Pero siempre se esconde un viejo truco.
Por un instante,
el secreto misterio de tu piel
perdió su brillo.
Fue ese día en que enamorada
de un cuento de hadas,
decidiste, arrogante, un extraño atardecer,
cruzar su umbral
para liarte en una fiesta sin mascaras,
donde, para siempre,
se perdió tu génesis y tu destino.
Ahora te preguntas:
¿qué hacer después de un beso
que trae desventura?
Tu que eras, su mujer del mundo más bella
perdiste con tu entrega,
sus mañanas de alfombra y respeto.
Como ciego reproche,
solo puedes ver sus ojos de amor moribundo
en cada aniversario de hoy

Cegado

Como una gaviota desvelada,
cuyo mundo controversial gira,
para renacer como vuelo de águila
en el abismo del amor caluroso,
me encuentro cegado, una vez más,
por la suave y constante mirada
de tus besos que saben a sal.


 

miércoles, 18 de mayo de 2011

Espíritu libre

Te veo ahí, espíritu libre,
en el largo camino
donde quemé las naves
en busca del sueño perdido.
Pintando, los albores de tu alma
con el resplandor del agua,
incentivando encuentros
con los hombres dispersos,
con la fuerza del impacto
del impetú erótico vertido.
Mis murallas se derrumban
Con luz de sombra, en conos,
donde siempre tomo tu palabra.
Y seguimos dedicándonos a soñar
el remedio a lo desaparecido.
Te percibo triunfal, de regreso,
con más sabiduría a cuesta
y portando deseos de los buenos,
para señalarme, como si fuera el elegido,
y admonitorio, en silencio gritarme:
aún podemos hacer tantas cosas,
retomemos este largo camino.


Ultimo anhelo



Mi último anhelo
al cruzar la frontera
de esta cruz absurda,
es cultivar blancas
margaritas enanas.
Quisiera brindarme
algún otro placer,
pero solo me apetece
ensayar el bosquejo
de un dulce pasado
en una calle de viento.
O que mi sangre vierta
sus aguas profundas,
en los viejos rincones
de una farola encendida.
Hace ya algún tiempo ha
me he dado cuenta,
que todos mis segundos
yermos de carne,
no tendrán la gentileza
de querer avisarme
cuando su partida iniciarán.

Cadenas amargas

No es destapando una botella,
que se quitarán las piedras del camino,
ni cuatro paredes imaginarias,
vuelven solas la vida sombría.
La oscuridad es otro punto de vista
sobre lo que todos, debemos hacer,
desde tu, que ahora me lees,
hasta el hombre de al lado,
que, sin entender, te mira leerme.
El azar puede darnos cadenas amargas
pero siempre son breves, no de toda la vida.
Si vencemos la dignidad enajenada
aunque nos duela ahora,
otra vez podremos sembrar la esperanza.
Démosle a la vida, el valor que tiene,
porque el revés de toda desilusión
es poder llenar lo vivido en vacío,
con la revelación de que se puede soñar,
despacio y con fuerza, la historia cambiar.




Ilustración: Composición IV - Wassily Kandinsky

Tristeza aromática

Desgranando
tu imagen a lo lejos,
mientras huías
de la noche de serpientes
de tus malditos celos,
mi cuerpo impaciente,
en una primera travesura
olvidó tu perfume de mujer.
Iba a decirte, como regalo,
simplemente gracias,
pero una tristeza aromática,
de hierbabuena y eneldo,
como gotita simpática
o duendecillo parlanchín,
me pobló de estrellas amarillas,
en un auxilio implícito
a olvidar que te necesito.
Así, atrapado en un trozo de mí,
por elección, decidí sabiamente
que ya no te amo,
que mis sentires son solo
un intento de nada,
una sinfonía al revés,
un amor al que nadie le preguntó
a dónde se ha ido.
Por que?... aun no se,
ni lo tengo que justificar.
Es un día frío hoy,
con senderos de sombra,
abrígate, es destemplado
el adiós de la partida.


Luz


La más bella flor
que guardan
dioses y hombres,
es una gota de luz
que no marchita
en el tiempo.
Unos la llaman mañana,
otros le dicen deseo,
hay quienes creen
que es talento
por sueños la nombran,
o futuro también.
Su latitud es desconocida ,
igual su naturaleza.
Pero… ¿me creen si digo?
En todos está como energía.
Ahora lo sabes, solo está en ti,
por más tiempos duros e injustos
que se puedan encontrar,
el mirar hacia ella y ponerla,
en lo más alto, a brillar.


Ilustración: "Luz interior" - Hugo J. Roux

martes, 17 de mayo de 2011

Minutos impropios

Seguramente, el diurno camino
no está hecho por un sendero de rosas.
Alguna que otra guerra avisada,
los lamentos de quienes están en paro,
la distancia entre el salario y el fin de mes,
las permanentes quejas de los universitarios,
la muerte de un proyecto en marcha,
el visible dolor de la mísera indiferencia,
nos llevan a encontrarles soluciones
en permanentes divagaciones nocturnas.
Es allí que la búsqueda de la noche,
se transforma en un simétrico desahogo
de aquellos vívidos minutos impropios,
en nuestro primer intento, frustrado,
por fugarnos de la profundidad
con que la precaria luz ilumina el día.
Así, llegamos a nuestro refugio
de la nocturnales horas, para encontrar,
a solas, el esbozo de una idea,
a la luz de una pertinaz meditación
en la que derramamos cansadas neuronas,
escarbando inclementes la vida por dentro
con la marcha del reloj a las vueltas,
acompañados solo por el silencio pronto,
quedando cautivos de ese instante
como quien quiere, devoto, alcanzar la salvación.

Ilustración: "El Pensador" - Carlo Botelho

Caminos a la par

Los caminos a la par
llevan a un viaje misterioso,
privilegio de encantamientos.
Son como un naufragio de la razón
o el preludio de un encuentro.
están colmados de sombras y portales,
en ellos la más cuerda locura
lleva al descubrimiento del abismo.
Son inmensos universos,
poblados de miedos en pena.
Esta prohibido transitarlos sin ilusiones,
ni un polar viernes santo,
o andar por ellos de la mano con el cielo.
Los caminos en yunta son especiales,
vemos y sabemos que nunca se tocan,
pero desde el corazón, en algún lugar,
los esperamos fusionados,
como una persona a su otra mitad.
La guerra verdadera
de los caminos que son equidistantes,
y que nos tiene a las vueltas, compañeros,
es que, por mas que nos esmeremos,
jamás, al mismo tiempo, podremos
transitar caminos paralelos.


lunes, 16 de mayo de 2011

Sensatez


En los días como hoy,
locamente sensata,
ella busca que su soledad
(tan parecida al invierno de aquí)
como un algo grande y raro,
tal vez una caprichosa sombra
de su sendero pasado,
no se vuelva un presente borroso.
Entonces me llama, y yo acudo,
con la vanidad elevada de saberme,
el resucitador de sus esperanzas muertas.
A ambos el mundo nos parió tarde,
y nos abruma la monotonía del pasado,
somos mendigos del cuerpo por un rato.
Quizás… para saber como suenan
los colores de lo imposible.
Sólo somos dioses abrazados en soledad,
cuando ella, sensata locamente,
en los días como hoy… me llama.

Ilustración: s/t - foto - arwen7

Protagonista

Escribo sobre el vuelo mágico
de lengua libre,
donde las palabras que no existen
van cayendo.
Allí soy el protagonista del espacio y la nada,
soy dios sin titulo,
soy feliz revelación, perdido ser, vida diaria,
entre la tinta y el papel.
Viajando en la distancia camino de una estrella,
el mítico tiempo
y la historia en agonía son mi único reflejo.
No te duermas niña,
y no mires a quién esta noche, mañoso,
escribe
sin saber porque, pero… escribe,
describiendo,
con una obsesión sui generis por escribir.


Sustituto alternativo

Con gentil porte, mirada límpida,
aire altivo, clara resignación.
Cien lágrimas en la nube
de sus iris, va la viuda,
alejándose del camposanto.
Las señoras en su dolor,
la consuelan, de su sentida
y triste melancolía.
Se fue mi vida, suspira.
Ahora que haré, lamenta,
y vuelve el rostro para ver,
en la lejanía, donde reposa él.
Un sendero la aleja
de lo que dice es, su real amor.
Igual senda la lleva
donde, la soledad, le espera.
Parten las dolientes damas de compañía.
Negra, la cúpula del cielo,
acompaña la despedida.
Sola en su aposento
entierra, su desnudo cuerpo,
en el que fuera marital lecho,
donde el sustituto alternativo,
de su soledad la arranca
con masculina presencia.

domingo, 15 de mayo de 2011

Buenas intenciones

Piensa en grande,
no calles lo que piensas,
mantén la esperanza
más allá de toda caída,
aun mas allá, mucho mas.
Evita las malas compañías,
escapa de la intolerancia,
respeta tus amigos.
Todas estas buenas intenciones
me inculcaron de pequeño;
pero nunca me dijeron
que los demás no lo harían.

Pequeño héroe



La música simple nos da la idea
de lluvia acariciando la media noche,
de esas cosas dulces que se dicen
en el despertar, de una mañana cualquiera.
Raíces de una rutina impredecible
y un corazón latiendo con la vida.
Reflexiones cortas, preguntándome
como un gorrión con el ala rota,
si mi vuelo trae el fin de la espera
o encierra un aterrizaje del alma.
Solo soy el pequeño héroe
de los caprichos del destino,
el muro que construye el olvido,
Me pregunto si esta nada.
que asoma como nebulosa
cuando eterno, vuelo a ti
no será solo el contrapunto
de una añoranza rutinaria
de las cosas que se piensan
y las otras que se hacen sin saber
Reír, del payaso triste oficio;
si él tan solo, querría llorar.

El candidato

Juan Spapietro, o simplemente Juan, como todos lo conocían.
Ni alto ni bajo, cuerpo mas o menos bien formado, cabello lacio, algo largo ya para su edad, pero prolijo y siempre peinado hacia atrás.Su rostro era afable, como todo lo de Juan, un tipo simple que llevaba una vida simple en su simple pueblo de provincia.
Allí había nacido, hijo del viejo Spapietro, sastre para más datos, allí había comenzado a trabajar como empleado municipal, allí se había casado, allí había tenido a sus hijos, allí pensaba criarlos y allí también pensaba morir. No hoy, por supuesto, porque nadie piensa en morir hoy.
Todos lo conocían de siempre, de ir a la escuela, de hacer los mandados de la casa, de la ventanilla de Rentas de la Municipalidad, del club del barrio, de hacer favores porque si nomás, porque así era el Juan.
Ese, que andaba en la bicicleta de su hijo el día que el chiquito de la Rosita se cayó al río y sin pensarlo dos veces, así, vestido y todo como estaba se tiró y lo sacó vivito y coleando.
También era ese mismo Juan que sin decir esta boca es mía se metió en el rancho de doña Carmela sin importarle que el fuego ya casi lo consumiera todo y la trajo alzada hasta la ambulancia de los bomberos.
Tipo simple el Juan, no le daba importancia a esas cosas, alguien tenía que hacerlas y él las hizo, podía haber sido cualquiera, siempre decía.
Pero no cualquiera se arremangaba los domingos para ir a pintar el hospital o la escuela, o para sacar a pasear a los viejos del geriátrico. No. Eso no lo hacía cualquiera, solo Juan. Juan Spapietro.
Medio que le arisqueo el Juan a la periodista que había llegado de la capital de la provincia para hacerle una nota. Que mierda le iba a decir él, si él era un tipo común, como todos… si como todos… como el Gordo García, el carnicero, el también fiaba a sus clientes, que le hicieran la nota al Gordo.
O al Tuerto Maidana, que había perdido su ojo corneado por un buey laburando en la estancia de los Zoloaga. El Tuerto si que tenía historias para contar, cincuenta años laburando en el mismo campo no era moco de pavo.
Pero él… él era un tipo común, nada fuera de lo normal.
Ninguno de estos argumentos convenció a la periodista de la capital y el Juan no tuvo mas remedio que sentarse a contarle las tres o cuatro cosas que le habían ocurrido, que para él eran normales, de todos los días y de hacerlas cualquiera, pero para la chica esta de la televisión no, eran importantes decían, que lo habían convertido en todo un ejemplo para la sociedad y no se cuantas cosas mas que al Juan no le interesaban.
La cosa es que a los días el Juan se vio en la televisión así como era, el pelo medio desacomodado eso si, porque al viento del pueblo se le había dado por soplar ese día.
Y lo vieron sus vecinos, y los vecinos de sus vecinos, y los vecinos del pueblo vecino y hasta los vecinos de la capital lo vieron al Juan.

II
Arturo Cardoso, estaba reunido con sus ministros en la Casa de Gobierno discutiendo las listas de candidatos para las próximas elecciones cuando lo vio al Juan en la televisión.
Pensó que eran cosas de pueblo y no le dio importancia al tema, mas importante era encontrar una figura atrayente, con carisma, que fuera querida para meterlo de primer candidato a diputado y así ganar las elecciones a los contras, que llevaban de candidata a la Alicia Delfina Montoya, la pediatra mas conocida de la provincia.
Primero fue en su casa, Luisa, la empleada de tantos años, comentó que ese muchacho del pueblo le parecía una buena persona, que era bien parecido y que ojalá que todos fueran como él, así el mundo andaría mejor.
Luego escuchó más o menos lo mismo en el club Social y lo mismo sucedió en la Iglesia, cuando fue a entregar una donación para los huérfanos de las Madres de la Misericordia.
Pero lo que realmente casi lo terminó de convencer fue la conversación que mantenían su hija con sus compañeros de colegio, allí lo ponían a ese tal Juan Spapietro a la misma altura que un galán de telenovela o una estrella de rock.
Pensó que en el padrón electoral los jóvenes eran casi el treinta por ciento, que si a ellos les caía bien podía ser un buen candidato, que necesitaban una figura así para poder ganarle a la jodida esa de la Montoya que andaba bien en las encuestas.
Se estaba por dormir esa noche, medio cansado de traquetear todo el día entre la Gobernación, el partido, los actos protocolares y la familia, cuando su mujer, antes de meterse en la cama se puso a ponderar la buena figura que tenía ese muchacho que salió en la tele, ese…. El del pueblito… el que salvó a la viejita del incendio y al pibito ese de morirse ahogado en el río…. Si vieras que bien le queda ese pelo medio largo…
Ya esta, se dijo el gobernador Cardoso antes de dormirse, mañana lo mando al Julián para que le ofrezca ser el primer candidato a diputado, con este seguro que le arruinamos la candidatura a la yegua esa de la Montoya.

III
Julián Zeballos se bajó del auto frente a la Municipalidad, lamentando que sus zapatos de cuero de pecarí tuvieran que pisar la calle arenosa del pueblito, pero el Jefe lo había mandado y el, como buen secretario y asesor de imagen gubernamental obedecía.
Le llevó toda la semana convencerlo a este Juan Spapietro que le convenía dejar de ser un simple empleado municipal para convertirse en candidato a diputado, no cualquier candidato le dijo, sino el candidato del Gobernador, mire lo importante que es, mire todas las cosas que puede hacer por su pueblo, por su familia, por sus amigos, Ud. es un ejemplo, Ud. merece ser imitado comenzó a decirle, y al cabo de una semana ya lo convencía con argumentos mas familiares, vos no podes ser tan boludo de perder esta oportunidad, te presentas como candidato, no perdes nada, porque aún cuando no ganes las elecciones, cosa difícil porque el Gobernador te apoya, igual entras, vas primero en la lista, te vas a la capital, vivís en una casa mejor, le das mejores estudios a tus hijos, de vez en cuando te pegas una vuelta por acá así no te olvidan y en un de esas quien te dice… mañana sos vos el candidato a gobernador… ves… ese es el negocio… que seas Gobernador, no ahora claro, ahora está el Jefe, pero mañana quien te dice… no?, eso si, no me vas a dejar de a pie… no te olvides de la mano que te estoy dando….
Y el Juan, mas por sacárselo de encima y que lo dejara jugar al truco tranquilo en el club que por otra cosa, le dijo finalmente que si, que iba aceptar ser el candidato.
Se volvió feliz a la capital el Julián, no tanto por haber convencido al Juan de ser candidato, sino más porque sus zapatos de cuero de pecarí ya no iban a ensuciarse en las calles de ese pueblo perdido.
El Jefe iba a estar contento.-

IV
No fue fácil lograr mostrarlo al Juan Spapietro como candidato, una cosa era su fama de buen tipo y otra su pinta de hombre simplón, esta había que cambiarla conservando aquella, y en esto el Julián puso todo su empeño.-
Primero el apellido, Spapietro, que apellido jodido, no daba idea de nada, era difícil de usar, se imaginan un afiche que diga CARDOSO SPAPIETRO, daba lugar a la joda CARDOSO TE APRIETO y listo, el Jefe, el Gobernador, quedaba en ridículo, no, con ese apellido no se iba a poder avanzar.
Y el Julián tuvo la idea, él siempre tiene ideas, de cambiarlo, no mucho, un poco nomás, que fuera un apellido que tuviese gancho, que le llegara a la gente… algo así como Spa… si Spa… sonaba canchero… si, abreviado, como los TQM que usan los pibes en sus mensajes de texto… Spa… después de todo era un apócope de Spapietro… Spa suena a descanso… a calma… a renovación, pensaba el Julián… CARDOSO SPA…. Esa si es propaganda… CARDOSO SPA, es como decir CARDOSO te renueva… te calma.
Ya está se dijo el Julián, Juan Spa va a ser nuestro candidato, bueno, se va a llamar así en la campaña digamos.
Pero al Juan Spa había que mostrarlo, había que vestirlo, enseñarle a hablar sin que se le atragantaran las palabras, había que armarle una historia más allá de su historia de valiente y honrado que traía del pueblo, una historia que vendiera, que lo mostrara como imprescindible.
Y no se ve muy imprescindible que digamos un tipo que viste camisa a cuadros con corbata a lunares, que siempre usa el mismo saco azul con pantalones grises, de colegial vea, y anda en mocasines sin lustrar, no… ese no es un tipo imprescindible, ese es un cualquiera, uno mas, uno del montón, a ese hay que cambiarlo.-
Y allí nomás el Julián lo llevó al señor Spa, candidato a primer diputado del Gobernador Cardoso al shoping mas importante de la capital, a ver dos camisas Cacharel, no, mejor tres, y de colores de moda, eso… una color tiza, otra rosa tenue y una blanca, porque siempre hay que tener una camisa blanca, tres corbatas, o mejor seis, para combinar, de esas… si esas que son bien modernas, un traje Ives Saint Laurent, un ambo Pier Cardin, ese… el saco color habano y el pantalón crema, otro mas de sport, tres pares de zapatos… no de cuero de pecarí no…. Uno negro, otro marrón y otro deportivo, porque al candidato hay que mostrarlo como un hombre joven, que hace deportes.
Ves, vestido así es otra cosa… ahora pareces un candidato en serio… ah!! Y nada de pedir ginebra cuando estés en el club Social, pedite un whiscacho…. Que se yo el que se te ocurra….un Blenders o un Jhonny Walter… pero por favor… nada de ginebra….
Che… tu señora…. Si ya se que la querés y que es una buena mina… pero no podes andar mostrándola en todos los actos así como va vestida, que se compre otra ropa… que se haga un corte de pelo moderno no se… algo… o mejor no, si ella no quiere no, dejémosla así, pero vos te vas a mostrar en todos lados acompañado por otras minas… jóvenes… llamativas… que te hagan ver como un tipo ganador con las mujeres… no, que problema va a haber… vos le explicas que es por la campaña… para los actos nomás… que con esas minas no pasa nada…. Que son para figurar… no te tenés que voltear ninguna… vos dejame a mi… yo de esto entiendo…. Que tu mujer se quede tranquila.
Tus pibes... no, si con ellos está todo bien… son macanudos tus pibes… tranquilos… pueblerinos… pero sabes que…. No pueden andar siempre en bicicleta… parece, no se… no te dan imagen… te restan puntos…. Tenes que dejar que anden en auto o mejor no,… mejor en moto…ves… eso si te da puntos… que tus hijos anden en moto…. De vez en cuando les inventamos una historia con algún tipo famoso a tu hija….que se yo… un noviazgo…. Que se va de vacaciones a Cancún… no se… dejame ver… ya se me va a ocurrir algo… y al pibe lo mismo… no es mal parecido tu pibe… ya lo voy a enganchar con alguna de estas pendejas… le sacamos dos fotos chupando en algún boliche besándose con una mina y listo…. Es tapa de revista y vos subís tres o cuatro puntos en las encuestas….
Dale, no pongas esa cara… las elecciones son la semana que viene… vamos bien…. Los números nos dan y el Jefe, el Gobernador está contento, sabe que ganás… que vas a ser diputado…. Pero no te cuesta nada hacer un último esfuerzo y mostrarte con gente de la farándula… vos sabes como se fija la gente en los artistas? Sabes la bola que le dan…. Te ven con ellos y listo… te consagras…. Que importa si esa vedette es escandalosa…. Vos te sacas la foto y ya está… es para la foto nomás… no te preocupes… yo le explico a tu mujer….
Dejate de joder… como vas a ir a pintar la escuela hoy… eso no te ayuda para nada… olvidate de lo que hacías antes.. ahora vos… vos sos El Candidato.

Recordatorio

En debate con mi mismo,
(ese viejo habitante del sur,
con alojamiento en la urbe),
en un minuto de escape,
cierro mis ojos y pienso
en el recordatorio de ayer.
Yo, debutante de tu cuerpo.
Vos niña de siete colores.
Y los deseos de una noche ajena.
Mi yo interno, dentro de ti,
y tú, mirándome inconclusa
en ese místico encuentro
de viento de sábanas y utopías.
Toda la casa era poesía,
armonioso canto de gemidos.
No son pájaros, dijiste,
son húmedos deseos
estos, que se deslizan y mueren
en las fiestas de tu cuerpo.
A tiempo nos despedimos.
Nos fuimos y quedamos solos,
cada uno en su lugar.
Hoy extraño la suave locura
de tu roja esencia al despertar.
Espejos de corrientes invisibles
me vuelven a llevar, ahora vacío,
a hundirme en la leyenda del mar.
Fragmentos de la misma herida
por no haber sabido retenerte
tan solo un minuto más.


Pedido


Pudo haber sido
mi primer amor.
Me pidió que fuera
su último hombre.
Que triste. No pude.

sábado, 14 de mayo de 2011

Desesperar

Dime porque, tu sonrisa dice
“desnúdate”, y te siento prohibida?
Cuando sonríes, no soy nadie;
o tal vez, solo barco hundido.
Nunca fui a otra ciudad
sin mirar atrás, donde tú estabas.
El cuaderno que llevo en las sienes
tiene escrito cien veces “no me olvides”.
Siempre contigo voy y vuelvo
de la nada a la creación, y sigo,
aprendiendo a revivir viviendo.
¿como decirle que no a la visita inesperada
de tu piel bronceada de sugestivos versos?
Manifiesto que quiero todo y nada,
mas el infinito y, tal vez, también
desesperar de amor contigo.

Protohistoria

No puedo olvidarte,
dijeron tus ojos azules.
Casi rezando agregaste:
pero la sensibilidad
nos juega en contra.
Sentí que todo se detenía,
un jaque mate mis fantasías
y, el fantasma de tu ausencia,
comenzó a retorcerse en mis venas.
Creí que estabas jugando conmigo,
o que todo era el mal recuerdo
de los viejos sueños nocturnos.
Pero no; así sucedió. Y luego partiste.
Realmente lo único que importa,
pensé, son esas locuras breves
ahora perdidas en tu memoria,
y fui cerrando los corrales
a la tormenta de tu distancia.
A veces en el rojizo atardecer,
te pienso como una triste lluvia
que me ayuda a teclear para escribir,
o esos sentimientos contradictorios que,
como árboles quietos en el horizonte,
no parecen ser cascada de pasiones.
En el desconsuelo fuiste sólo una luz
y bailé con ella algunas veces,
pero eso ya fue. Ni tu rostro, ni tu foto
me sumergen en locuras breves.
En la mente solo tengo el exilio
de esas frías mañanas perfectas,
en que tu cuerpo limitó con el sol.
La protohistoria está en este ayer
del que no se porque, escribo.


Mejor medicina

Dejo volar pájaros en la cabeza
para que expandan sentimientos enjaulados.
Olvido que estuve llorando junto al río
y, libre del ser que me atormenta,
desnudo mi corazón desde una ventana.
A distancia prudente, te echo de menos.
En la sociedad de las mesas del bar
los whisky on the rock borraron tus huellas,
(las hormigas quedaron solas con migas de pan).
Con tu seducción me llevaste al abismo del rojo,
entre mis piernas amaneció pronto la revancha,
y entonces me pregunté: “si pudieras, lo harías?”
en un soliloquio traidor de hombre subnormal.
A la tercera llamada del Apocalipsis, vuelvo.
Descubro el sentido de las cosas justo a tiempo
para que pueda escribir sobre el jardín del océano,
y con pánico descubro que todo esto, eterno presidio,
no es más que un arco iris en fugaz desvarío,
que intenta decir, a tus ojos de almendra:
“Te he estado esperando”… y… me demoro en llegar.
Seductora sonríes, ante estas reflexiones de un soñador,
y siento el rocío de las esferas de tu cuerpo a todo poder.
Y allí comienzo todo de nuevo, como mejor medicina.


Psique

Como un enfermo imaginario
se condena en su pavor el Ego,
cautivo en una maraña oscura,
en el último viaje de los sentidos
sin necesidad de las palabras,
pérdida ya la identidad sin motivos.

No es el miedo a despertar el ángel
de las muchas cosas insondables
quien lo acosa, sino el preludio
de un amanecer azul marino
y la presencia de un rumor vital
que hostiga: ¿como has llegado aquí?

Lágrimas, palabras, anestesia, olvido,
nada basta, allá, en su sentencia.
Dramático e increíble el ¿por qué?
en siete segundos cruza el límite
y en el crepúsculo, una y otra vez
lo agenda en verdades complicadas.

Hasta que sobreponiéndose, saluda:
“Ahora que te vas, ¿crees que desvarío?”
Si así es, mi opacidad es un despertar
a las grandes alamedas de sus ojos,
al dulce frescor de luna en su marino beso,
al manuscrito de sus dedos en mi espalda,
al ideal de pájaros de su risa de frijol,
a la procesión con que la flauta de su canto,
me arranca del reflejo inmóvil del espejo.

Y mirando los extraños festones de su piel,
retorna a la normalidad de sus facultades idas
para que todo su Yo, repose embriagador
en el celaje de marioneta de sus manos
y por ellas conducido, alcance el clímax
al escucharle decir… estaré contigo.


Ilustración: Cupido y Psique - Jacques-Louis David

viernes, 13 de mayo de 2011

Destino



¿Preguntas si tenemos algo en común?
Ya veremos, primero vuela lejos,
se protagonista de la nada,
Venus escondida de la fuga,
mujer de la conspiración soñada.

¿Preguntas porque soy como soy?
Porque somos retrato de noche astral,
diario amigo de la autocrítica,
y te ofrezco imágenes exteriores
de la voluntad perpetua en lucha por la vida

¿Qué más quieres saber de mí?
Si olvidarme es imposible,
por más encuentros y desencuentros
en los que amanecí sin nada,
en sintonía con eclipses extraños,

¿Tal vez quieres saber por qué?
Porque a veces soy remanso
cuando la vida quiere huir,
otras, soy movimiento involuntario
en los deseos de una noche gris

¿Que debes hacer para estar en mi memoria?
Buscar en el reloj de arena, el encierro
de la madrugada de tu silencio;
ser feliz sin que nadie te interprete mal;
pronunciarte ministra de despedidas.

En definitiva, no malgastes tu tiempo
interrogándome, busca las respuestas,
no conmigo, sino a solas contigo
Y serás la dueña de tu destino.

Evocación

Una vez más,
en una ceremonia
de libertad dolorosa,
camino bajo la llovizna
recolectando eternidades,
prisionero en la evocación.
Nostálgica pasión,
con sueños de caramelo
sobre el esbozo de una dama
en un espejo vacío.
Inspiración interna,
alquimia de inocentes vírgenes,
insustituible reflejo, que lleva,
a despertar desde adentro
una respuesta cálida
a mentiras y esperanzas
sobre la fragilidad del tiempo.
en la procesión de utopías
con la ardiente limitación de ti.


Ilustración: "Evocación" - Montserrat Andrea Baéz Hernandez

Obsesión

El último ilustre paranoico
busca borrar los pasos del tiempo
en la resurrección del otoño.
Así, se condena a pensarte,
y, bajo tu recuerdo secreto,
indaga el camino directo
al tiempo de la noche primitiva.
Crepúsculo de amores y azares,
de tenerte y no, hasta ser en ti
el río de la vida y nada más.
Pero… mientras duermes,
el calor de la noche y tu belleza,
de aguas claras y piedras,
sacuden el roce de su ser
en una hambreada despedida
de águilas y dragones,
en respuesta a ese mañana,
de leña seca y adagio
que deja el tiempo, si no estás.
Por eso, obseso de amor,
hoy no se quiere levantar.


Intriga del tiempo

Confieso que te recuerdo.
Aun olvidándote, te evoco.
No llovía como hoy, imagino;
ni un por siempre, era mi ausencia.
No había fiestas en el pueblo.
Sólo vos y una despedida.
Me arrepiento de no haber dicho,
desvía tus pasos y regresa.
Quizás, intriga del tiempo,
si te hubiera llamado amor,
mujer de sueño, sed de vos,
hubieras vuelto a mis promesas,
y otra locura ordinaria
hoy estaría corrigiendo la anterior.
Pero no fue así, y ahora, solo un verso,
secuencia de una vida,
me convierte en el hombre
que, a través de su relato
te pide: encuéntrame.
Mientras una pequeña voz
en el escondite de mis días
se sincera: te recuerdo.
 


Ilustración: "Te pienso luego existes" (fragmento) Carla Rippey