domingo, 18 de febrero de 2018

Sigiloso


Vespertinos susurros arrastran una canción perdida,
se confunde en el domingo azul de la modorra urbana,
perdiéndose entre las múltiples miradas incompletas
que deambulan en la penumbra de envolvente atardecer.
Sigiloso y en silencio el musical encanto gana somnolencia
y se pierde en el borde de la realidad con liviana resignación,
cual si solo fuera el lamento de un amor descuidado.

jueves, 15 de febrero de 2018

Pintura fresca

Peregrino de cuerpos sin compromisos,
supo ser seguro labrador de sabanas.
Adherido a nieblas de húmedos caminos
gota a gota albergó el infinito y sus migajas,
fugaz fantasía doméstica de ser feliz,
intestinal pintura fresca de una naturaleza muerta.
El secreto de su fracaso se teñía de azul cielo
en los mil disparos de cosquillas y de besos.
El fuego de sus venas, arroyo desolado.
Hoy los zapatos, pequeños, crueles, estrujan
la banalidad de su paraíso encubierto
allí donde las hojas lentas se marchitan,
y escarbando en recuerdos, los dolores
se pagan y el sufrimiento tiene un precio
del que no se va a poder escapar.


Ilustración: "Naturaleza muerta con Zapato Viejo" - Joan Miró

miércoles, 14 de febrero de 2018

Esteril


Las excusas guardadas en un bolsillo,
los vicios prestos en el baúl del auto.
Bajo doble llave los buenos sentimientos.
Estéril tratar de encerrarse en una frase
si lo que falta es olvido y valor para sufrirlo.

martes, 13 de febrero de 2018

Arcaicos fuegos

Otoñando, con gracia la vida,
aroma primaveras a su paso.
Ronda sobre las cenizas vagas
de arcaicos fuegos apagados.
Borra amargas incertidumbres
con hidalguía delicada e insonora.
Entre tus manos guarda, irreducible,
el punto medio de sólidos cariños.
Hastiada de la tersura de labios
se enciende en el aburrimiento
con que se suicida el optimismo.
El humo de la ausencia no la ciega
ni aún esa ausencia infinita
que sabe no se irá nunca más.
Talla su historia en los cipreses
y se destierra con un gesto incierto.


lunes, 12 de febrero de 2018

Pisadas


Quisiera el olvido
al despertar después del ayer.
Padecer el abandono
que culmina el baile de los cuerpos amantes,
aprender, con la obsesión del solitario,
la huella de tu silueta entre las multitudes
de pisadas que pueblan mi piel.
Peregrinar mis dedos por medio de ellas,
escuchar los acordes de los recuerdos escondidos,
volver a transitar tus húmedos caminos,
saborear de tus sonrisas usadas.
Esas migajas de amores que me alimentan
para poder respirar entre mis fantasmas.
Pero prefiero el olvido,
con su aspereza de hojas secas
y su destino de semillas muertas, germinando
como esas cosas sin entender
que se esconden en vestigios de la noche pasada.

Ilustración: "Los Amantes" -  Ernesto Akaba

domingo, 11 de febrero de 2018

No amaste la lluvia

Qué triste… no amaste la lluvia.
Perdiste las golondrinas y la fantasía
en el susurro del viento.
Te abandonaron los deseos inspirados
en la danza de los cuerpos amantes.
Tu almohada no es cómoda,
está inundada de viejas soledades
en ese lecho de parajes oscuros
y vacío… profundamente vacío.
Lo habitas junto a deseos perdidos.
A veces quisieras amanecer
empapada del sudor de desconocidos,
que te caliente en las noches
la braza de un error que no debe ocurrir.
Pero no amaste la lluvia,
y hoy las noches te son largas,
eternas, ocupadas por ojos marchitos,
mientras yo, con mi arcaica idolatría,
siento la necesidad de esperar
en esa misma esquina, bajo el mismo paragua.


sábado, 10 de febrero de 2018

Propicio momento


Frenesí, sonrisa y picardía,
descabellada belleza,
esperando un propicio momento
para inventar la palabra amor.

Ilustración: "La imaginación delirante" - Leonora Carrington

Instantes sumisos

Tras tu piel, el paisaje eterno
que invita al roce de cada poro,
a hundirse en esos mares oscuros
esperando los instantes sumisos
en los que se zurcen las heridas
que van dejando las tormentas.
con sus destellos de silencios bruscos.
Allí, entre tus latidos zigzagueantes,
llueven abrazos que muerden la piel
bajo el rugido de tus cabellos de otoño.
A tu encuentro voy con el reflejo insomne,
saliéndome del letargo que me arropa,
hundiéndome en el peligroso delta
del beso prendido a tu arcoíris nocturno.


viernes, 9 de febrero de 2018

Silencios esquivos


Siluetas bullangueras se albergan
como cabos sueltos en la sangre,
encarnadas en un estallido furibundo
que, con fastidio, quema los parpados.
Sin aliento, el desenfreno comienza,
inquieto y tembloroso, tenuemente promiscuo,
con miedo a perderse en la piel.
Un aturdidor eco de silencios está ausente.
Acción y reacción, con ideas y armas carnales,
sedientas de gritos, derramando gemidos.
Luego la calma, mordiendo cariñosamente
la nostalgia puesta de espaldas,
se esfuma en la ruta del coraje escondido.
Ahora si están colmados los silencios esquivos.

jueves, 8 de febrero de 2018

Sin decir las cosas

Una venenosa mezcla
todas las mañanas se abre
sin sentir los abrazos de la luz.
Se evaporan gotas de rocío
a escondidas de los miedos,
sin decir las cosas. Ocultándolas
en un suspiro resignado.
Asfixiante soledad impredecible,
rozando las venas y la sangre,
carcomiendo con toda frialdad
las ilusiones al no hallar respuesta.
Cosas banales, encadenadas,
inmensa burbuja llena de crueldad.
Y el escándalo morboso
ver la dureza de no saber enfrentarla.
Vida y sombra en siluetas resonantes,
consecuencia dura, que ilusiona y destruye
en un estallido colérico
la compañía burda del estar y el ser
solo la soledad que hoy encadena.