martes, 19 de abril de 2011

Justo a mi

Justo a mí,
que siempre me ha tocado
un tenedor, a la hora de la sopa.
Que inventé para las citas,
la puntualidad inglesa
con un reloj de arena.
Justo a mí,
que memorizo el diccionario
buscando la palabra justa
para decirte: hola.
Que gano la lotería
con el billete que se comió mi perro.
Justo a mí,
que muero de una gripe
mientras el te de manzanilla
se endulza en tu boca.
Que doblo las esquinas
siempre a media cuadra.
Justo a mi,
que los ojos de la travesura
me regalan pájaros de barro,
en pleno diluvio universal.
Que siempre me toca la calesita
que acaba de chocar.
Justo a mi,
que miro absorto,
reflejos de la realidad
en un espejo roto.
Que estoy metido en el sótano,
cuando asoma la luna de abril
Justo a mi
se me viene a prometer
tu negación, con un si.






1 comentario: