sábado, 12 de agosto de 2017

Testigo

Ahora camino las horas de manera distinta,
más aun cuando me llueven sobre el cuerpo
las pequeñas grietas de alguna tonta fatigan
cuando toda indolencia aflora en los bolsillos
y parezco ser solo una huidiza tristeza andante.
Me alivian las noches de marzo y las guaridas
donde acechan las frases escondidas en vino.
A veces, tengo el amor guardado en el saco,
un amor que me habita como si fuera testigo
de que mi corazón es un mar grande y desierto,
que dejó arrinconado un latido en algún lado
y se empeña en perseguirme cuando camino.
aun cuando camino las horas de manera distinta.


1 comentario:

  1. El discurrir de los años o del tiempo.

    Mil besitos, Sergio.

    ResponderEliminar