sábado, 11 de junio de 2011

Brutal

Condenado a ser un sobreviviente
de la lista negra de tus sueños,
me someto a los “bueno, te cuento”
con que estrujas tu corazón y el mío.
En un sitio intermedio, entre dolor y olvido,
explicas que el amor, se mide con defectos,
deseos satisfechos y que la vida es dura.
No te culpo, pero jamás imagine
el columpio de tu intento de sinceridad,
como un reiterado monólogo con el muro
que opaca mis tardes de colores.
Solo para escuchar de tu pasado imperfecto,
que nadie te entiende, o las cosas que odias.
Te oigo y me encierro en el frágil recuerdo
de ese destino de haberte de amado tanto,
pero sinceramente, me cansa el permanente saber
de tu divorcio y los hombres de tu vida.
Bienvenida a la realidad, ahora es el turno
del reencuentro con la alegría, esa silueta
que se esconde en lo tenue de mi cuarto,
sobre la calle de las tres cuadras y media
que recorres una noche cualquiera,
para desahogarte desde el lecho
de tu anfibia soledad adolescente.
Lo siento niña, la vida falla… pero es la vida.
Apaga esa luz… y ya no hablemos.


2 comentarios:

  1. Buenas tardes.
    Por aquí ando dando una vuelta y leyendo tus cositas. Me gusta bastante el blog, así que, si no te importa me hago seguidor de él.
    Este es, por si te apetece pasarte, el mío:


    http://hayquejodersepuntocom.blogspot.com/

    Un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Podría opinar sobre lo leído desde una opinión deliberadamente femenina, he estado una vez en ese lugar que tan bien describís....pero...hoy, puedo comprender tu espacio, "apagar la luz" y saber que no hay que mezclar situaciones, sino disfrutarlas, y emprender el camino hacia lo que realmente nos hace felices. Muy bueno el poema! Saludos!

    ResponderEliminar