martes, 14 de febrero de 2012

Fragancia

 
Un secreto profundo te guardo.
No te vayas como una hoja abrasada
por vientos del desamor.
 En mi cuarto, aún se saborea la vida
la fragancia de tu respirar,
oculto en  un reclamo sinfín de tu presencia.
¿Quiénes cuidan a los gorriones
mientras en las tardes solariegas te pienso?
¿Como van su rumbo alternando
las satíricas nubes sobre el mar en tu ausencia?
¿Por qué se borran las perfectas palabras
con que se escribe tu nombre de mujer?

Ilustración: "Rosa muerta" - José Luis Quesada

2 comentarios:

  1. Que precioso poema, felicidades , poeta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bello. aunque esa rosa se canse de esperar.

    ResponderEliminar