viernes, 22 de enero de 2016

Un nombre


Te encontré enfrentando a los vientos del olvido,
en la mirada reseca de una dulce evocación.
Tu presencia ahuyentó el gris de mi destierro interior,
olvidando que jamás debía volver a enamorarme
Aterido de pasiones sucumbí frente a tus ojos
y en la habilidosa ternura de tu  luz y tu alegría.
Ahora busco un nombre con el cual nombrarte,
con el cual llamarte y pedirte que camines conmigo,
un nombre que ponga notas musicales al silencio
y que siempre te nombre en un nosotros perdurable.
Que se adueñe de mis pensamientos y mis palabras
en ese misterio lluvioso que siempre te trae de regreso.

Ilustración: "s/n" Eduard Gordeev 

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho. Buen libre.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "Busco un nombre con el cual nombrarte y"... Precioso! MN

    ResponderEliminar