lunes, 15 de diciembre de 2008

Como tu amor y el mío

Se posa un tero en la barranca
Patas flacas, blanco pecho
Y coronándolo afinado penacho.
El Río ancho son mis brazos
Abarcándote en un abrazo,
A vos, que como esa sola isla,
Se deja rodear, mojar, besar.
Acariciar por el río que la cubre,
Isla de carnes de arena,
Isla de playas suaves como tu pubis.
Isla de verdes intensos como tus ardores
Isla penetrada que penetra
Como tus carnes mi carne.
Pasea el tero sus majestades,
Empenachado, por la barranca,
Solo
¿Qué hace el tero sin una pareja a su lado?
El ronroneo rugiente de motor rotoso,
Se impone sobre el río silencioso.
Una voces, unos gritos denuncian
Que el pequeño puerto vive.
Diminutas hormigas transitan la rampa
Cruzan ida y vuelta el agua,
Arrulladas por el arrorró constante
De la chalupa que boga a ritmo guaraní.
Naves, naos fluviales que van y vienen
Como tu amor y el mío,
Silencioso y meandroso, como el río.
Y el tero empenachado, sigue en la barranca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario