jueves, 20 de octubre de 2011

Apología

Selecta la vida, 
no siempre es felicidad.
Entonces queda
olvidarse de lo cotidiano,
y con los ideales 
hechos piel, vivir la apología
de la nada
al costado de la conciencia.
Ser el vértigo
de la última palabra ardiente,
al hundirnos
en la unión  de la trasgresión amiga.
Encerrados,
abrirnos a los pálpitos sustanciales
de la improvisación,
escribir con el alma y en el alma,
el ensayo
sobre seguir en pie de guerra,
hasta lograr,
que el despertar junto a lo deseado,
sea el amor allí,
venciendo la manifiesta oscuridad.

1 comentario:

  1. Me encanta, me gusta muchísimo. Apesta maravillosamente a esperanza.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar