jueves, 29 de septiembre de 2011

Trovas

Para estar en mis trovas
solo necesitas mujer,
encender mi imaginación
 un instante al atardecer.
y así… ¡saber que existes!


Equivocación


Tus armas…
Las cosas inconclusas…
Lo que nunca dijiste…
Las decisiones postergadas…
El omnipresente mañana…
Las frases incompletas…
El desconocido presente,
donde nada es lo que parece.
Y entre ellas y yo,
la confusión en vigilia,
aguardando de una certeza
que amenaza, con el olvido,
como otra equivocación.

Tierra de nadie

Cual tierra de nadie,
la indómita naturaleza
matiza, tu forma de ser.
Ese estado de gracia
que, como campo de flores,
estalla en fuegos de verano
oliendo a uvas y gardenias.
Anhelo llegar al umbral
y oportuno,  ingresar en ti
más allá de las pupilas,
donde por siempre  el tiempo,
ya no puede detenerse,
y en aquel lugar,  cultivar la rosa
del principio, entre bardas,
espejismos y  fantasías,
deseando que mañana
se derrame, como otro día igual.


miércoles, 28 de septiembre de 2011

Fastuosas

Nuestras tardes
bailan al ritmo de la fantasía.
Desaparecen
tras la huella de lo ilógico,
inocentes,
para rasgar lo medular
del sueño.
Y en tierna desidia,
esperan,
con lasitud de fuego,
revivir
horas como estas.
O, tal vez,
mucho más fastuosas.

 



Epopeya



Las caricias,
en silencio,
preanuncian
 la epopeya
de la libido.


lunes, 26 de septiembre de 2011

Prisionero

Por más que siempre lo llevo a todas partes,
tu retrato y yo tenemos algunas diferencias.
Cuando hago silencio, el pretende hablarme,
y pinta miles de promesas en el firmamento,
haciendo que mí desvelo, se dilate hasta el alba
prisionero de ti,  a través del cristal que te guarda.

Tu retrato A 2

Ilustración: "Tu retrato" - Silvan Giaccome

Cordura


Una parte de la cordura
no es más
que la puerta a la locura.
Acertados aquellos
que utilizan la cerradura.

Manjar

Lo haces por amor,
una escapada sensual,
y desapareces
como subversiva precoz,
en un respetable silencio.
En las sombras
el deseo no es ausencia,
es eterno,
es posibilidad y encuentro.
Al otro día,
 la moral molesta,
(a veces).
De todas maneras
el manjar
prohibido y oculto,
siempre es mejor
que nada.
Por eso eternamente
volvemos.


Frenesí

Frenesí

 En el centro de tu impostergable cercanía,
si pudiera nuevamente agitarte con el viento,
cada tanto repasaría mi inventario de heridas.
Sólo como una pequeña provocación y nada más,
para extraer de tus  arrepentimientos nocturnos,
ese sudor inexplicable que brota en colores,
desde los secretos nunca del todo descubiertos
que escondes en  ese rincón que cambió mi vida.
Tal vez mañana me decida de una vez y lo haga.
Intentare seguir la última función de tus manos,
 esclavas del deseo crepuscular que bien vives,
cuando la pequeña hecatombe de tus afanes,
emitiendo falsas blasfemias, juega con mi ilusión,
sanando miedos, frente al extraño espejo
que muestra hechos objetivamente ficticios.
Lo que no veo, pero intento pensar al mirarte,
es si despliegas alas en el frenesí de tu sed.
Sed de mí, quiero decir, o son tus espectros alucinados
los que guardan para el final, las cosas especiales
que me hunden en el espacio vital de tu interior.
Eso… eso es una aventura que mañana sabré.

Ilustración: "Frenesí" - Joan Pinardell

domingo, 25 de septiembre de 2011

Pielago

Retorno prendado de ti
en mi viaje a tu seducción.
Navego por tu piélago
en la cornisa del viento,
postergo en las sombras
la estirpe del adiós.
Me asedia algo especial:
tu mirada en un sueño,
un recuerdo en silencio,
el lucero en tus brazos.
Son amores en círculo
aprendiendo a vivir

 

Infidelidad

Una mujer que pasa
un minuto en mis ojos,
y sigo pensando en ti.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Recuerdo


El delicado olvido,
como un viejo armario,
guarda tu ausencia.

Fuga

Estoy mirándola de frente,
mantengo mis esperanzas
de apreciarla toda entera,
y en su recato femenino
me oculta sus encantos.
La noche es triste sin ella,
surgen sombras veladas.
La codicia de poseerla,
sabiéndolo imposible,
de mí con furor se apodera.
Aunque sea breve su huida
insoportable es no tenerla.
La esencia de su encanto
se pierde en el reflejo negro,
dejando soñados deseos.
Tristeza produce su abandono.
Igual no quito los ojos del cielo
deseando que pronto acabe,
el último eclipse de luna.




No creer

Todo pasa de pronto,
lo que jamás se había visto
ya no se ve más.
Los aires  han cambiado.
Hallado un abismo
sin ningún pasaje de regreso
nadie tiene futuro,
van lentamente muriendo
 vuelta al camino.
 Así que ya no soñaran más.
La acción criminal
es no creer en el mañana.


viernes, 23 de septiembre de 2011

jueves, 22 de septiembre de 2011

Utopías



Enséñame a volar,

pidió al ave el soñador.
Enséñame a soñar
pidió al soñador el ave.
Y se alzaron en acrobacia
todas las utopías.

Jerarquías



Cuando la existencia señala jerarquías,
arbitrando entre los más y los menos,
que tal suerte corren las horas?
Sin posible búsqueda, alternativa o elección,
 ni fecha de renovación o vencimiento,
para toda esa cuantía de cosas duelen
en la construcción de la realidad social
desde hace ya, considerable tiempo,
producto de las duales decisiones
impuestas como proyecto de vida
a los que están sumergidos en la rutina
al otro lado del frágil espejo
en que se miran, los que uno no elige.

Ilustración: "Jerarquías 1987" (detalle) - Pedro Friedeberg

Irónico

Irónica inspiración,
hasta la lluvia
es tu recuerdo,
anegando mis ojos.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Necesidad

La rosa y el cardo
guardan sus secretos
en diferentes espinas,
pero ambos necesitan
de la ternura del agua.

Quince minutos

Una tarde tranquila y sonrosada,
una mujer que no conocí ayer,
un violín vibrando para siempre,
hojas del tiempo reverdeciendo.
Todo podría ser un sueño
o una acuarela impresionista.
Tal vez así lo siento para siempre.
Junto cosas sin pensarlas:
del mar una caracola, una lágrima,
una carta sin escribir y la bruma,
la sombra siempre impúdica de un ciprés,
y quince minutos en el cielo de tus ojos.
Final y el comienzo de olvidos.
A veces necesito de estos soplos calmos,
para hacer del universo un punto
y poder dejar mi huella en tu camino.




Idealista juglar


Hoy quisiera la inspiración,
Poder guardar el callado atisbo
sin esperas ni aparentes miedos.
El silencio roto solo por una mirada
e ir construyendo la noche,
hasta encerrar los sentimientos
con la sinceridad y el ansia vírgenes.
Quitar de su encierro infinito
todos los vestigios de afectación,
vestirme con la impronta del trovador,
y en extravagante realidad, ser fuego,
agua, tierra, aire, elementos,
siete notas en un pentagrama de risas,
la lucerna que deja ver el mar
o el simple payaso de una esquina
que enamora su muñeca de trapo
con mariposas de papel y aros
sin más título que el de idealista juglar.