sábado, 7 de abril de 2012

Horizonte pequeño


Un horizonte pequeño, umbroso, en gris,
muestra el estampido de las estrellas.
Un  raro entramado de luces, se desdibuja
en un baño de lenta soledad y olvido.
El destino arrulla su canto en la lluvia,
como una hoja en la borrasca del mar.
La dama de la coqueta capelina verde
irrumpe el suburbio con una nota de color.
Por oriente, asoma la luna gastada en mimos,
el tiempo triste recobra su vital fantasía.
Sentimientos ocultos estallan por doquier,
un tenue vaho azulado, tirando a blanco,
envuelve el misterio del hombre que se llega.
Da la nota musical el beso en la oscuridad,
la virginidad del silencio se rinde en caricias,
dando lugar al bullicio que se traza en el lecho.
La ciudad se eclipsa, tras la ventana de un taxi.

1 comentario:

  1. Un ir y venir.. Tus metáforas me gustan mucho.. Buen poema
    un abrazo

    ResponderEliminar