martes, 24 de enero de 2017

Día agobiante

La tarde duerme su siesta descalza,
los pájaros queman sus alas en las orillas de la vida.
Se cierran los párpados en la resolana,
el calor es una lengua acariciando con ondas eufóricas,
el pulso late su agonía agradable.
Un barco, en el puerto, se pierde entre las nubes y el humo.
El espíritu de la aventura vaga en el universo
y busca satisfacer sus aspiraciones en lejanos horizontes.
La temperatura en un silencio de volcánica roca,
distorsiona la distancia en la que la nave se va perdiendo.
La luz guarda un resplandor ondulante y sensual,
en el agua ,la singularidad de los detalles se van perdiendo
y con ellos la realidad de  un día agobiante.

1 comentario:

  1. La aventura en alas de la imaginación, en una tarde plena de luz y calor.

    ResponderEliminar