miércoles, 18 de enero de 2017

Sin historias


Fue el principio y surgió la pasión.
Óyeme, espérame, voy contigo,
pero el viento era el enemigo,
soplaba en contra. Encarnizado.
construimos una canción en la arena,
a la intemperie. Un monumento
a lo efímero, a lo que se escapa
entre extrañas formas y fantasmas.
Las piedras suplantaron la arena
y el viento, invisible, nos arrojó lejos,
dejando una apariencia de destrozos,
sin huellas ni paisajes. Sin nosotros,
como sábana estéril sin historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada