sábado, 14 de enero de 2017

Un otro yo


Me voy a tejer otro yo que no me raspe desde adentro.
El que tengo, incomoda en mis esquinas blandas,
arremolina varias hojas muertas desde el ultimo milenio,
vive escondiéndonos detrás de oscuros lentes,
pensando que somos la misma persona. No entiende
que es un otro yo lanzado casualmente sobre mis hombros.
A veces pienso que no sabe para qué está aquí,
respirando la neblina detrás de mi espalda. Agotándose,
sosteniendo el inquebrantable recuerdo de unas manos
mas otras rarezas y manchas que me muestra
con transparencia visceral. Quiere ser la luz del sol y la conciencia,
y yo lo tengo al borde del silencio. Más allá de toda sombra.
Si, definitivamente, deshojaré  distancias y esperas
pero aprenderé a tejerme un otro yo que no me raspe desde adentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada