sábado, 24 de septiembre de 2016

El color de la desilusión

¿Cuál es el color de la desilusión?
¿Tendrá un solo color o será policromática?
¿Será negra del principio al final?
¿O comenzará siendo traslúcida, transparente
para tornarse cada vez mas osca?
¿Se iniciará oscura y renegrida, insoportable,
y el tiempo la aliviará en su pesar?
Yo no sé describirla, nunca la desilusión
visitó mi alma transparente.
Tal vez alguien que una vez ame
quiso dejármela en guarda,
pero la perdí en la primer esquina que crucé
No sentí su hormigueo cuando algo andaba mal,
ni tampoco cuando el amor se desbarrancaba
después de un eclipse de noviembre.
Se arrimó en el ocaso de un desengaño
pero un arcoíris la alejó en el último suspiro.
Tampoco su infartante sabor
se aventuró en alguna injusta separación.
Algo me pasa  con la desilusión.
No sé si desconozco su discreto y cruel encanto
o se me oculta en la desmemoria.


1 comentario:

  1. Sergio, esta descripción lleva mucho de real y de sentir desde dentro.
    Así es, así me lo cuestiono cuando la pienso... La desilusión... Se siente, se palpa y no tiene forma ni color.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar